Lleva tu salud y quema de grasas a otro nivel con el CARDIO

Lleva tu salud y quema de grasas a otro nivel con el CARDIO

 Entrenamiento cardiovascular LISS y uno HIIT, ambos mejoran la salud y quema de grasas. ¿Diferencias? Aquí te lo contamos bien fácil. 

El ejercicio cardio es cualquier actividad física que aumente nuestra frecuencia cardíaca y respiración. Puede ser una actividad aeróbica o anaeróbica. La diferencia está en la duración, intensidad y sistemas de energía que se utilizan en cada uno. Al hacer ejercicio de cardio mejoramos nuestra condición física, el funcionamiento del corazón, pulmones y circulación. Además ayudamos a la pérdida de peso ya que es muy eficiente en la quema de grasas.

Veamos las diferencias entre LISS y HIIT: 

En los entrenamientos de cardio LISS se mantienen las pulsaciones constantes durante toda la sesión, llegando a una frecuencia cardíaca entre un 50 a 80 % de la capacidad máxima, Suele tener una duración de 30 a 90 minutos. Es apta para casi la mayoría de las personas ya que su intensidad es baja a moderada. Por ejemplo, trotar, caminar, nadar, andar en bici, usar la elíptica, remar, etc a ritmos constantes. Además ayuda a reducir el estrés ya que disminuye los niveles de cortisol y mejora el estado de ánimo. También mejora la salud del corazón al reducir la presión sanguínea, el riesgo de sufrir coágulos de sangre, derrames e hipertensión. Como si fuera poco, las personas que hacen cardio de manera regular reducen los niveles de insulina, de azúcar en sangre y bajan grasa corporal.

En las rutinas HIIT realizamos cambios de intensidad muy marcados en muy poco tiempo elevando rápidamente las pulsaciones máximas. Nos hace llegar al 80/95% de nuestra frecuencia cardíaca. Durante las rutinas HIIT tenemos nuestro corazón al máximo durante periodos cortos de tiempo, combinados con periodos también cortos en los que bajamos el ritmo. Podemos realizar los intervalos desde 10 segundos a 1 minuto. Por ejemplo, hacemos un sprint corriendo a rápida velocidad por 30 segundos, y luego descansamos por 1 minuto o lo que nos permita bajar nuevamente la frecuencia cardíaca. Se puede realizar con carreras rápidas, remos, entrenamientos en circuito full body, etc. 

Además, al ser anaeróbico, el HIIT es “sin oxígeno” exigiendo al cuerpo a descomponer el glucógeno muscular para producir energía (ATP) creando más ácido láctico, lo que provoca ardor o dolor muscular y nos obliga a tomar descanso. En cambio, el cardio aeróbico utiliza oxígeno para producir energía. 

Con el HIIT logramos entrenar en menos tiempo y de manera más intensa. Posteriormente al entrenamiento se produce en nuestro cuerpo mayor demanda de oxígeno y por consiguiente, aumenta la tasa metabólica y quemamos más calorías. Con el LISS aumentamos la resistencia, mantenemos peso o disminuimos la grasa corporal y además disminuye el estrés. 

Incluye estas actividades 2 veces por semana y eleva tu salud a otro nivel.

Regresar al blog

Deja un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen.